¿Quién impulsa el proceso?

 

Ayuntamientos de Mendialdea y Gobierno de Navarra, de la mano

 

El Departamento de Desarrollo Rural y Medio Ambiente del Gobierno de Navarra, en coordinación y colaboración con los ocho Ayuntamientos de Mendialdea (esto es: Araitz, Arano, Areso, Betelu, Goizueta, Larraun, Leitza y Lekunberri), son las entidades impulsoras y responsables de la puesta en marcha y desarrollo de la Agenda 21 de Mendialdea.
 

 

Las autoridades locales y comarcales y en concreto, los Ayuntamientos, se han convertido en los principales agentes para el impulso y garantía del desarrollo sostenible en el territorio. La proximidad de la administración local a la problemática socio-económica y ambiental de cada Municipio o Comarca y la relación directa con la ciudadanía justifican la necesidad de asumir este protagonismo.
 

En este contexto, la Agenda 21 es entendida como una herramienta de planificación estratégica participativa, reflejo y motor de una transformación significativa tanto del modelo organizativo de la administración local-comarcal como de las pautas de relación que ésta establece con su entorno. Sostenibilidad, transversalidad, coordinación horizontal, gobierno en red, enfoque estratégico o participación ciudadana son conceptos relacionados con una nueva concepción del gobierno local y que Agenda 21 incorpora.
   
En definitiva, los Ayuntamientos de Araitz, Arano, Areso, Betelu, Goizueta, Larraun, Leitza y Lekunberri y el Gobierno de Navarra como entidad financiadora, persiguen la implicación y participación de los agentes socio-económicos de los Municipios y otras entidades relacionadas con la gestión de los servicios en la zona de Mendialdea. Buscan impulsar y consolidar, en colaboración con el equipo de trabajo de Terra-Prometea, la reflexión conjunta y acción colectiva en torno un desarrollo de futuro sostenible para Mendialdea.
 

 

 

El nuevo impulso hacia la sostenibilidad se basa en:

 

Prestar mayor atención a los aspectos sociales, a la prevención de problemas y al debate sobre la sostenibilidad.
 

Profundizar en un cambio de valores y comportamientos.
 

Promover la coordinación inter-administrativa en todos los ámbitos y entre el sector público y privado, con especial atención a la creación de redes.
 

Integrar la educación hacia la sostenibilidad en todos los niveles de la política ambiental y en los programas de desarrollo.
 

Fomentar la plena participación de todos los ciudadanos y ciudadanas en la política local.