La Agenda Local 21 es un reto. Significa lo siguiente: No espero, empiezo. La agenda local quiere hacer preguntas, poner cosas en duda, aclarar el sentido de la vida comunitaria en las condiciones de hoy en día. Para tal fin es necesario conversar. Conversar con el responsable que toma las decisiones y con el ciudadano común y corriente. Para ello se quiere y se necesita la participación en todos los niveles y en todos los sectores. Será aun más prometedor cuando las conversaciones se desarrollen en una atmósfera en la que se considera que el vaso está medio lleno y no medio vacío.

Michael Ziesche