www.navarra.es   Volver a InicioInformación acerca de la exposición itinerante


Desde el cine sonoro hasta los multicines (1931-1980) Navarra y el Cine


  El 5 de abril de 1930 se estrena en el Teatro Gayarre de Pamplona la película Broadway Scandals 1930 (George Archainbaud, 1929). La cinta no es memorable, pero su programación señala la inauguración del cine sonoro en Navarra. Hubo alguna muestra anterior de cine parlante, pero de carácter experimental.
La voz, y sobre todo la música, van a seducir a los espectadores navarros que, al igual que en el resto del mundo, apoyan decididamente la nueva tecnología. Esto supuso un espaldarazo al cine como espectáculo y como negocio.

  Durante la Guerra Civil (1936-1939), la actividad cinematográfica no se interrumpió, constituyendo un factor de normalización de la vida social. Al finalizar la contienda, empiezan a levantarse por toda la geografía navarra locales con dedicación exclusiva al cine(matógrafo).
Desde 1931 hasta 1960 hay una época de esplendor del cine, que se materializa en la edificación de cines comerciales, parroquiales, o en la constitución de los primeros cine clubs, que coinciden con la edad de oro de los grandes estudios de Hollywood, las vanguardias estilísticas europeas (neorrealismo, Nouvelle vague, etc.) y las innovaciones técnicas (perfección del sistema sonoro, el color, el Cinemascope etc.).

  En la capital navarra se levantaron –entre otros- el Cine Proyecciones (1931-1933) (posteriormente Novedades (1935-1967) y más tarde Cine Arrieta, 1967-1981), el Príncipe de Viana (1940-2005), Alcázar (1943-1978), Avenida (1943-1985), Amaya (1951-1970), Chantrea (1956-1988), Rex (1957-1987), Carlos III (1964), Olite (1961), etc, además de los “colegiales” Salón Loyola (Jesuitas) y Salón Champagnat (Maristas), etcétera.

  En Tudela el cine tuvo nombre de Teatro Cervantes (hasta su cierre en 1963), Gaztambide, Regio y Cine Club Muskaria; en Estella Teatral y Lux, en Tafalla  Teatro Gorriti y el cine Casino Español, en Sangüesa el Cine España e Ideal; en Villafranca el Amelia, en Peralta, Azkoyen; etcétera.

  En la década de 1960 al cine le surgen serios rivales que le empiezan a quitar protagonismo en el ámbito del tiempo libre: el automóvil, los guateques, el “week-end” y sobre todo, la televisión. En los años posteriores, la TV se extiende por todos los hogares a la vez que cobra color y le surge un excelente aliado: el magnetoscopio (video doméstico). Es la puntilla para un sector que debe reciclarse para no seguir perdiendo espectadores; adapta entonces una fórmula de defensa comercial: los multicines, más salas en el mismo espacio compartiendo gastos. El método se impone y, a comienzo de la década de 1980, los grandes salones cinematográficos de la capital acaban “cuarteados” (Cines Olite, Cines Príncipe de Viana) y los que aparecen nuevos lo hacen bajo esta estructura (Cines Iturrama, Cines Golem).

                

Público en el Teatro Gayarre
Público en el Teatro Gayarre. SAIDE


Programa de mano de la inauguración del sistema de cine sonoro en el Teatro Gayarre
Programa de mano de la inauguración del sistema de cine sonoro en el Teatro Gayarre. AMP


Comparsa de gigantes y cabezudos en la Plaza del Castillo (años 30)
Comparsa de gigantes y cabezudos en la Plaza del Castillo (años 30). Filmoteca española


Interior del Cine Novedades
Interior del Cine Novedades. SAIDE


Ir a la página anterior
Subir al comienzo de la página
Ir a la página siguiente