www.navarra.es   Volver a InicioInformación acerca de la exposición itinerante



  Navarra ha dejado huella en el séptimo arte a partir de los personajes históricos que han sido objeto de inspiración para protagonizar o figurar en diferentes aventuras cinematográficas.

  Julián Gayarre (1844-1890), tenor navarro de fama universal, ha sido objeto de tres largometrajes de corte biográfico: el primero en 1933, dirigido por Carlos San Martín (El canto del ruiseñor) protagonizado por Pepe Romeu; el segundo en 1957: Domingo Viladomat dirige a Alfredo Krauss en el filme Gayarre. Por último, en el año 1985 José Carreras dio vida al cantante roncalés bajo las órdenes de José Forqué (Romanza final). Las tres películas contienen escenas rodadas en Navarra.

  Pablo Sarasate (1855-1908) otro excepcional músico navarro también tuvo su película biográfica, protagonizada por Alfredo Mayo y dirigida por Ricardo Busch en 1941.

  En el ámbito religioso recordamos las aproximaciones a San Francisco Javier (El apóstol de las Indias, 1922?) y La leyenda del cura de Bargota (Pedro Olea, 1989).

  En el terreno bélico, Francisco Espoz y Mina (1781-1836) (El abanderado, Eusebio Fernández Ardavín, 1943) y su sobrino Francisco Xavier Mina (1789-1817) (Mina, viento de libertad, Antón Eceiza, 1977).

  En el terreno regio, la reina Margarita de Navarra (1553-1615) también ha paseado el nombre de nuestra tierra por la gran pantalla: en 1914 (La reina Margot, de Henri Desfontaines, interpretada por Léontine Massart), en 1915 (Intolerancia, D. W. Griffith, interpretada por Constance Talmadge), en 1942 (Regina di Navarra, de Carmine Gallone, interpretada por Elsa Merlín), en 1954 (La reina Margot, de Jean Dréville, interpretada por Jeanne Moreau y en 1993 (La reina Margot, de Patrice Chéreau, interpretada por Isabelle Adjani). Por su parte, Enrique III de Navarra, esposo de la anterior, fue interpretado por W.E. Lawrence (1915), Leonardo Cortese (1942), André Versini (1954) y Daniel Auteuil (1993).

  El imaginario rey Ferdinand de Navarra, fue el protagonista de la comedia musical Trabajos de amor perdidos (Kenneth Branagh, 1999), basada en la obra homónima de William Shakespeare, precisamente aquella en la cual se puede leer: “Navarre shall be the wonder of the world” (Navarra será el asombro del mundo).
Luis de Beaumont fue el impulsor de la desquiciada expedición a Albania, recogida en una película de Alfonso Ungría (La conquista de Albania, 1983).
Berenguela (1165-1230), hija de Sancho VI de Navarra y esposa de Ricardo Corazón de León, tiene su presencia en Las Cruzadas (Cecil B. De Mille, 1935)
El aventurero baztanés Pedro de Ursúa (1526-1561) revivió sus expediciones a América gracias a los filmes de Werner Herzog (Aguirre, la cólera de Dios, 1973) y Carlos Saura (El Dorado, 1988).


  También recordaremos la epopeya de Amaya (recreada por Luis Marquina en 1952) , la no menos excitante aventura científica de Santiago Ramón y Cajal (1852-1934) (Salto a la gloria, León Klimowsky, 1959) así como las célebres batallas de las Guerras Carlistas (Crónica de la Guerra Carlista, José Mª Tuduri, 1988).


Cartel de "La Reina Margot"
Cartel de
La Reina Margot


Escena de La conquista de Albania
Escena de
La conquista de Albania. A.C.


Trabajos de amor perdidos
Trabajos de amor perdidos. A.C.


Crónica de la guerra carlista
Crónica de la guerra carlista
. A.C.

 

Ir a la página anterior
Subir al comienzo de la página
Ir a la página siguiente